Jugos hidratantes para el verano

En estos días de calor, no hay que dejar que el cuerpo se deshidrate, lo cual es perjudicial. Los jugos naturales son una excelente opción de hidratación, los cuales, además de aportar nutrientes al organismo, son deliciosos y una alternativa para quienes no les gusta beber agua.

Hay que recordar que la cantidad de líquido que debe consumir una persona son dos litros (ocho vasos) diarios, incluyendo el de las comidas. Todas las frutas tienen agua, pero siempre hay unas más hidratantes que otras.

La sandía, el melón, la piña y frutas cítricas como la naranja, el limón y mandarina son potentes hidratantes. Se recomienda no añadirles azúcar, para no aumentar la cantidad de esta, la cual no es recomendable. Además, las frutas aportan ya una cantidad de esta.

No hay que olvidar que las frutas aportan fibra al cuerpo, vitaminas, minerales y actúan como diuréticos.

A continuación, se proponen algunos jugos naturales que ayudan con más rapidez a hidratar el organismo:

Limón y apio

Ingredientes: dos limones, un puñado de hojas de apio, media taza de azúcar morena y un litro de agua

Preparación: Pelar los limones. Procesar el jugo de las hojas de apio y luego el de los limones. Mezclar con el azúcar y agregar el agua para hacer un cuarto de galón. Se recomienda servir sobre hielo.

Jugo de piña, naranja y canela

Ingredientes: una piña madura, azúcar morena, un litro de jugo de naranja, media cucharadita de canela en polvo

Preparación: Pelar y licuar la piña. Colar el jugo, agregar el azúcar, el jugo y la canela. Revolver bien. Se sugiere servir bien frío.

Melón y pepino

Ingredientes: una taza de melón, un pepino grande, jugo de un limón, unos ramitos de menta.

Preparación: Licuar los ingredientes y añadir media taza de agua para aligerar la consistencia.

Consejos

Escoger los productos que estén en estación o provengan del mercado local para garantizar su frescura.

Recordar lavarlos adecuadamente y almacenarlos en un lugar fresco hasta el momento de consumirlos.

Después de picados, taparlos y refrigerarlos un rato antes de servir, para que estén más fríos y resulten más refrescantes.

No dejarlos destapados durante mucho tiempo sobre la mesa para que no se descompongan o contaminen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *