Floreros vivos: ideas para hacer terrarios

Dedicarte al cultivo de jardines en miniaturas  dentro de un envase de cristal (el que quieras, no tiene que ser una bola) podría convertirse en esa terapia que buscas para mejorar aspectos personales como la paciencia y la concentración.

Necesitas tierra, musgo, piedras pequeñas (enteras o trituradas de diversos colores y formas), plántulas y otros elementos al gusto como aserrín, granos, arena y objetos decorativos (animales, puentes…). 

Colócalos dentro del envase dando rienda suelta a tu alma jardinera (no olvides el diseño) y ya está.

El riego y alimentación es mejor con un atomizador y prefiere plantas de crecimiento lento, como las suculentas, para evitar tener que cambiar las especies constantemente. Las suculentas, además, son tan variadas que hay muchas opciones para elegir.

Lee más ideas en la galería de imágenes. 

——- Una sola. El mejor ejemplo del estilo minimalista llevado a un terrario.

——– Imaginación. Crea el ambiente a la medida.

——– Pecera vieja. No la botes y haz un terrario con plantas más grandes, como helechos y bromelias.

——– ¡Se salió! Y aportó una nueva visión espacial al terrario que antes de ser jardín acogió, posiblemente, todo tipo de guarniciones en la cocina.

———– Tupido. Combina diversas variedades de suculentas para conseguir color, texturas y un terrario así de frondoso.

———- Cuidado. Con calma y precisión conseguirás el diseño ideal en cualquier tipo de recipiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *