Combinación de técnicas logran simetría facial y naturalidad del rostro

En medicina y cirugía estéticas los especialistas optan cada vez más por dejar de lado la monoterapia y emplear varios tratamientos que garantizan los mejores resultados y logran la simetría facial y la naturalidad.

Partiendo de esta premisa, combinan tres técnicas que ellos definen “espectaculares”, que son los bioestimuladores, hilos tensores y ácido hialurónico.

En este sentido Sónica Then Reyes, dermatóloga, cosmiatra y cirujana dermatóloga, explica que además del efecto tensor, el empleo de estos hilos y del ácido hialurónico rehidrata la piel, gracias a la estimulación de los fibroblastos. “De esta manera, mejora la calidad cutánea y proporciona a la piel del rostro un efecto más joven y terso”.

La especialista manifiesta que el efecto de los hilos tensores se ve complementado con la aplicación de ácido hialurónico, que consigue la combinación perfecta al tensado, pues rellena con volumen las zonas más “desinfladas”, y a la vez aporta un efecto de piel hidratada.

“Su función es conseguir un rostro bien definido y difuminar, en la medida de lo posible, los signos del paso del tiempo, que produce la pérdida de colágeno y grasa facial. Todo esto desemboca en la tan temida flacidez y en las indeseadas arrugas.

Las zonas más afectadas por este problema suelen ser las mejillas, las cejas, alrededor de los ojos, el cuello y la papada”, subrayó la galena.

Los bioestimuladores son sustancias inyectables que estimulan las células de fibroblastos del cuerpo en la producción de colágeno. Son esenciales para el mantenimiento o rescate y firmeza de la piel. Refiere que estas sustancias son biocompatibles y bioabsorbibles, ya que no dañan el cuerpo y se absorben sin perjudicar el organismo.

Efecto más joven
El resultado es una apariencia natural. El procedimiento suaviza los signos del envejecimiento y trata la flacidez de la piel.
Mientras que los hilos faciales tensores son una técnica estética no invasiva, indolora y muy segura, cuyos resultados se aprecian de inmediato.

Es un tratamiento que se realiza de forma ambulatoria en menos de una hora. Then Reyes destaca que este procedimiento consiste en la inserción de unos hilos finísimos bajo la dermis con una aguja guía, y tensan la piel con un efecto mecánico, que a la vez estimulan una reacción biológica que sintetiza fibras de colágeno y fibras elásticas, ayudando al tensado facial de forma natural.

Agrega: “Además del efecto tensor, el empleo de estos hilos rehidrata la piel, gracias a la estimulación de los fibroblastos. De esta manera, mejora la calidad cutánea y proporciona a la piel del rostro un efecto más joven y terso”.

Ideal para hidratar

— Mejora el contorno
La doctora dijo que el ácido hialurónico aporta mayor hidratación y volumen a la piel, remodelándola y mejorando el contorno en la que está aplicada. Consulta en Dermathen, tercer nivel de Acrópolis Center. 809-612-5050.

Deja una respuesta